Paul Crist reflexiona sobre la evolución de Vallarta

Esta publicación también está disponible en: English

Paul Crist, propietario del Hotel Mercurio y de Mercurio Swimwear, vive en Puerto Vallarta desde junio de 2002, pero lleva visitándolo desde 1993. Paul es natural de Washington D.C., en Estados Unidos, donde vivió hasta que se trasladó a Vallarta.

O&APV le pidió que reflexionara sobre la rica historia gay de Vallarta y los cambios que ha visto en los últimos 20 años.

Por Paul Crist

En 1993, había tres bares gays. Era un pueblecito tranquilo con un ambiente gay de pueblo, ¡si lo buscabas! (Siempre supe encontrar estas cosas). No había publicaciones que indicaran a los visitantes dónde encontrar entretenimiento y comunidad. Tenías que preguntar por ahí si eras nuevo en la ciudad.

Diría que el perfil de los visitantes homosexuales ha evolucionado mucho desde mis primeros años aquí. Creo que los gays que nos visitaban en los años 90 y 2000 no venían por la vida nocturna de los grandes clubes y los puntos Instagramables para hacerse selfies. Para ser justos, los selfies e Instagram no existían entonces. Pero en las ciudades estadounidenses había una enorme escena de clubes. En Washington DC y Nueva York, llevaba divirtiéndome en grandes clubes nocturnos y bares desde finales de los años setenta.

Pero los visitantes homosexuales de Vallarta buscaban unas vacaciones relajadas y tranquilas en la playa. Nadie vino a PV esperando o buscando una escena de clubes como la que existe ahora. El establecimiento de grandes discotecas, que se puso realmente en marcha a mediados de la década de 2000, contribuyó a atraer a visitantes homosexuales más jóvenes y más orientados a la fiesta. Yo diría que el cambio es que ahora Vallarta tiene algo para todos. Tanto si lo que busca es tranquilidad y relax, como fiestas y espectáculos de striptease todas las noches, buena comida y compras en las galerías de arte, o unas vacaciones «románticas» (¿qué tal ese eufemismo?), Vallarta lo tiene todo.

Paul Crist
Paul Crist

Evolución de la cultura gay en Vallarta

Fue una evolución que se aceleró y aún continúa.

A principios de la década de 2000, Paco Paco (ahora Paco’s Ranch) se había convertido en todo un club. Se habían mudado un par de veces desde mis primeras visitas a principios de los 90, y a principios de los 2000 habían construido un club de cuatro plantas en el lugar donde ahora está el CO-DE.

Luego llegaron otros participantes en la escena de bares y clubes. Paco ha sobrevivido, aunque con diferentes propietarios y muchos cambios y dramas.

Hubo NYPV, hubo Club Mañana, hubo organizadores de eventos que vinieron a sacar provecho de la creciente escena de la fiesta, con eventos anuales como Latin Fever. Y ahora tenemos clubes de playa con ambiente de fiesta, como Mantamar, y discotecas y vida nocturna de talla mundial en lugares como Industry y La Noche, y sorprendentes locales de cabaret y espectáculos como The Palm, Incanto, Catrina Cantina, Act2 y otros. Seguirá habiendo evolución, afectada por muchos factores, entre ellos los cambios demográficos y de gustos de nuestra propia comunidad mundial LGBTQ+.

Me encanta mirar a mi ciudad adoptiva y ver mucha más diversidad en nuestra comunidad que en los años 90 y principios de los 2000.

El alcalde Arturo Dávalos reconoce a la comunidad gay

Así pues, se trata de una historia bastante personal, pero creo que dice mucho sobre nuestro impacto en el panorama social y político local.

Estoy seguro de que no soy la única persona en Vallarta que ha sabido que hemos tenido unos cuantos alcaldes homosexuales a lo largo de los años, pero siempre profundamente ocultos.

Mi marido, nacido y criado en Vallarta y abogado, había sido subdirector de Padrón y Licencias -el departamento de licencias comerciales y permisos municipales- durante tres años en 2015. Se trata de un cargo político, nombrado por el alcalde.

En 2015, Arturo Dávalos (Partido Movimiento Ciudadano) aspiraba a la alcaldía. Y como era (y es) un buen amigo, le hicimos un evento en mi casa. No se trataba de una recaudación de fondos, sino de una cena en un jardín a la que sólo se podía invitar a empresarios del sector turístico para que conocieran a Arturo. (Reitero, no se destinaron fondos a los candidatos). No era un evento de propietarios de negocios gays. Sólo asistieron unos pocos empresarios homosexuales.

En el último momento, me pidieron que presentara a Arturo (gracias a Dios, domino el español lo suficiente como para hablar improvisadamente delante de una multitud). Así que le presenté y subió al podio. E inmediatamente me dio las gracias a mí… Y A MI MARIDO… por ser los anfitriones. Ni siquiera pestañeó. Dijo «Paul y su marido Luis». Frente a una multitud heterosexual de propietarios de negocios locales. Nunca he olvidado ese momento. Arturo no es gay. Pero por fin tuvimos un candidato a la alcaldía (y más tarde, alcalde durante seis años) que no tuvo ningún miedo a reconocer nuestra comunidad y nuestras relaciones sin saltarse ningún detalle. T

ue un momento que me sorprendió, y aunque ocurrió en un acto privado con un centenar de líderes empresariales, fue importante.

El alcalde Dávalos participó en todas las Marchas del Orgullo Gay durante su mandato. Trabajó activamente para promover el reconocimiento del colectivo LGBTQ+ y apoyó a nuestra comunidad. Los alcaldes anteriores, algunos de ellos homosexuales, nunca se atrevieron a ser tan solidarios. Ninguna administración municipal puede permitirse ahora ignorarnos.

Primeros actos del Orgullo

Participé en la planificación del primer festival y marcha del orgullo.

Por supuesto, comparado con la gigantesca Marcha del Orgullo y los actos de la Semana del Orgullo de 2023, era bastante pequeño. (Sí, prefiero llamarlo marcha, en lugar de desfile. Hay una diferencia cualitativa y creo que deberíamos MARCHAR).

Sólo fue una marcha y después una fiesta en el Parque Lázaro Cárdenas. Las empresas patrocinaron carrozas o decoraron coches o camiones para participar. Puede que hubiera una docena de coches y carrozas.

No teníamos muchos grupos gays o LGBTQ+… Creo que el Colectivo Gay podría haber participado y marchado como grupo. No existía una comunidad trans organizada. E incluso organizar una asociación de empresarios gays fue complicado y difícil (aunque fue una iteración anterior de la actual asociación de empresarios gays la que organizó el evento originalmente).

Los bares gays son una parte importante de la cultura

Los bares gay siempre han sido un lugar donde los miembros de nuestra comunidad podían reunirse, sentir camaradería y compañerismo sin sentir estigma ni miedo. Y, por supuesto, el alcohol es el mayor lubricante social jamás inventado. Bueno, casi. Hay poppers. (¡LOL!)

Vivir en Gay Vallarta

Vivo y me relaciono en un entorno acogedor y de aceptación. Mi mundo es LGBTQ+ y muchos, muchos aliados. No tengo tiempo ni espacio para los que no tienen una forma de ser abierta, aceptadora y cariñosa.

Desde hace 20 años formo parte de una familia muy numerosa y muy católica a través de mi marido. No siempre fueron tan abiertos y comprensivos, pero se han adaptado y han ampliado su comprensión al descubrir que hay múltiples miembros de la familia que son LGBTQ+.

Creo que esta familia de la que formé parte es emblemática de lo que ha ocurrido en la sociedad en general en toda la ciudad. La gente llega a conocer a vecinos homosexuales, familiares homosexuales, compañeros de trabajo homosexuales, y la capacidad de odiarnos, juzgarnos, culparnos y estigmatizarnos se desvanece con el tiempo.

Me parece que los que odian se esconden sobre todo detrás de las plataformas de las redes sociales, donde pueden lanzar insultos y odio con anonimato. No sé quiénes son ni me interesa saberlo. Pero sí creo que son personas infelices y peligrosas que deben ser vigiladas porque las palabras -incluso las anónimas en las redes sociales- tienen el poder de motivar a personas enfermas a hacer cosas atroces.

Agradecidos por los que nos precedieron

Creo que tenemos una enorme deuda de gratitud con algunas personas que nos precedieron. Pero destacan dos personas en particular, Paco Ruiz y David Lansley. Paco y David eran los propietarios originales de Paco Paco (ahora Paco’s Ranch).

Ellos fueron los pioneros que construyeron los cimientos de lo que se ha convertido en el destino gay más vibrante y popular de Latinoamérica.

El club Paco Paco fue sólo el eje de lo que construyeron. Dirigían un hotel gay, Descanso del Sol. Tenían una playa nudista gay al sur de Vallarta llamada Paco’s Paradise. Durante un breve periodo, tuvieron un pequeño club after-hours.

Pero lo más importante fue que Paco fue probablemente el primer activista o empresario gay que se enfrentó a la policía y a los funcionarios municipales corruptos y homófobos. Era una fuerza a tener en cuenta. A menudo acompañaba a drags y trans a la cárcel local cuando eran detenidos por cargos inventados (o plantados).

Se limitó a decir «¡NO!» cuando los funcionarios municipales intentaron chantajear a su pequeño negocio y a otros de propiedad de homosexuales. Por todo lo que hicieron, ambos murieron en relativa pobreza y oscuridad. Hay muchas razones para ello y culpables para todos. Pero deben ser reconocidos por las enormes contribuciones que hicieron.

Historias relacionadas:

Related Articles

spot_img

Stay Connected

18,252FansMe gusta
5,737SeguidoresSeguir
1,611SeguidoresSeguir

Print Issue