Un botánico convierte su amor por la naturaleza en arte

Esta publicación también está disponible en: English

La pandemia da un nuevo impulso a la carrera de Roger Josafath

Roger Josafath es un nuevo escultor que está ganando popularidad rápidamente por sus obras de arte únicas, que expresan su amor por las formas de la naturaleza y buscan producir piezas que complementen el deseo de forma y función.

Roger supo desde muy pequeño, probablemente a los cinco años, que le encantaban la naturaleza, las plantas y trabajar con las manos.

Creció en Mazatlán, Sinaloa, México, en el seno de una familia numerosa y tradicional. Este artista de 37 años soñaba con tener un rancho algún día y convertirse en botánico para enseñar a la gente el arte de la agricultura ecológica.

«Soy botánico», explica Roger, por lo que las formas que se encuentran en la naturaleza y la vida, en toda su diversidad, son mi mayor influencia.

Roger Josafath trabajando en su estudio. Foto de Oscar Almeida.
Roger Josafath trabajando en su estudio. Foto de Oscar Almeida.

En 2018 Roger se mudó a Puerto Vallarta y trabajó inicialmente con la empresa de diseño de interiores, HACIENDA:hda. Aquí perfeccionó su habilidad para seleccionar piezas y diseñar interiores que reflejaran los deseos, emociones y pensamientos de sus clientes, dando como resultado espacios con un sentido único de pertenencia.

Pero poco se imaginaba que cuando la pandemia golpeara en 2020 cambiaría el rumbo de su vida y su carrera.

«La pandemia ralentizó el trabajo y me encontré, como todo el mundo, con demasiado tiempo libre», explica. «Al principio pensé en hacer joyas de cuentas, pero me dieron la oportunidad de crear una escultura para HACIENDA:hda».

«Utilizo mi amor por la escultura para crear obras de arte que hablan de una necesidad de formas, texturas y estructuras que pretenden comunicar mi amor por el arte que creo y mi deseo de realzar la belleza de la vida de los demás.»

Su primera obra fue una forma abstracta de una persona corriendo. Pero como todo arte abstracto, es lo que el espectador ve. Vendió esa escultura, y más tarde se la devolvió un cliente agradecido por Navidad, en diciembre de 2020, diciendo que reflejaba la pasión que podía ver en Roger.


Roger, ¿cómo desarrolló sus habilidades artísticas?

«Mis habilidades evolucionaron orgánicamente a través de la experimentación con mi propio estilo y técnicas y desafiándome a mí mismo para superar los límites de mi medio en forma y función».

Háblenos de su medio favorito.

Roger Josafath trabajando en su estudio. Foto de Oscar Almeida.
Roger Josafath trabajando en su estudio. Foto de Oscar Almeida.

«Me encanta trabajar en escayola porque es fácil de manipular para reflejar mi visión de las piezas que deseo crear y en hormigón porque es un material más resistente cuando

necesarios para mejorar la funcionalidad de mi arte».


Describa por qué el arte es importante para la gente

«El arte ayuda a la gente a procesar y visualizar sus emociones y a entender su entorno. Permite ver la vida desde otra perspectiva y hace que uno se sienta vivo».


¿Cómo define el éxito como artista?

«Para mí, el éxito radica en mi capacidad de inspirar a la gente con mis obras y mi historia, para que

pueden encontrar un camino para descubrir su propio talento».


¿Le ayuda el arte en otras áreas de su vida?

Me ha dado la oportunidad de conocer a mucha gente interesante de todas las profesiones y condiciones sociales».

y que comparten el mismo amor por el arte».


¿Cómo puede influir su trabajo en la sociedad?

«Como artista gay, siento que puedo ser un representante positivo de mi comunidad y al mismo tiempo ser capaz de llegar a una mayor diversidad de la sociedad y encontrar un terreno común a través de nuestro amor compartido por el arte».


¿Cómo ha cambiado su estilo con el tiempo?

«Cuando empecé como artista, mis composiciones eran más abstractas, pero ahora tienen una forma más funcional y natural».


¿Tiene una base de clientes?

«Sí, tengo muchos clientes que, tras comprar una de mis obras de arte, han vuelto a pedirme que les haga piezas únicas que complementen sus necesidades y deseos».


¿Cómo concilia su vida laboral y familiar como artista?

«Mis obras de arte son mi pasión. Cuando creo, sólo me centro en mi obra y en el aspecto que tendrá cuando esté terminada, así que pierdo la noción del tiempo. Por eso paso más tiempo en mi estudio de arte que en casa».

Las piezas de Roger cuestan desde 5.000 pesos hasta 150.000 pesos. Realiza trabajos a medida por encargo de los clientes. El mayor pedido realizado hasta la fecha ha sido de 18 piezas para la casa de un cliente: desde lámparas hasta mesas.


Puedes visitar su estudio en Iturbide 365 Centro y ver sus esculturas y su inagotable amor por las plantas.

Historia relacionada:

Related Articles

spot_img

Stay Connected

18,697FansMe gusta
7,930SeguidoresSeguir
1,611SeguidoresSeguir

Print Issue