Alberto Cuevas, El Diamante de México, canta y avanza en la cultura como charro gay

Esta publicación también está disponible en: English

El camino de Alberto Cuevas hacia su carrera musical como El Diamante (México), un charro gay cantante, ha sido todo menos recto y estrecho.

Su camino ha incluido el monacato, la terapia de conversión (que ahora está prohibida en México), el ostracismo familiar y la búsqueda de un equilibrio entre su vida espiritual y su vida como homosexual.

En el camino ha encontrado cierto éxito: en 2020 apareció en La Voz México y ha presentado programas de radio y televisión. También ha presentado y actuado en varios festivales del orgullo en México.

Cuevas siempre ha cantado con naturalidad, heredada de su madre y su padre, que se conocieron cuando eran jóvenes cantantes. Su madre cantaba música ranchera, y su padre, bolero. Ambos géneros son tipos de música de mariachi. Su padre también tocaba la requinta (instrumento musical similar a la guitarra pero que produce sonidos más agudos).

Empezó a cantar a los 13 años en un restaurante de birra en su colonia natal de Ixtapa, Puerto Vallarta.

Alberto Cuevas no es su verdadero nombre, sino un nombre artístico que eligió de los dos músicos que más admira: Juan Gabriel y Aída Cuevas.

Juan Gabriel se convirtió en un símbolo del cambio y la tolerancia de la sexualidad en México, como compositor de rancheras, baladas y boleros. Gabriel creía que los mexicanos tenían que aceptar el hecho de que un homosexual, un hombre afectuoso, pudiera ser la imagen exitosa del mariachi, más comúnmente visto como un hombre macho. Fue un lento proceso de la sociedad mexicana para acercarse a la tolerancia y asimilar la diversidad sexual que continúa hasta nuestros días.

Aída Gabriela Cuevas Castillo es una cantante y actriz mexicana con más de 46 años de trayectoria artística profesional en el género del mariachi y es una de las cantantes más admiradas del país.

Alberto Cuevas, El Diamante
Alberto Cuevas, El Diamante. Foto de Oscar Almeida.

Salir del armario

Aceptar su sexualidad fue, en el mejor de los casos, un proceso difícil para Cuevas. Desde muy pequeño supo que era «diferente». Esos sentimientos se confirmaron cuando estaba en la escuela secundaria, alrededor de los 15 años. Sabía que era gay, y fue algo con lo que luchó durante varios años. Salió del armario ante su madre cuando tenía 18 años, y la reacción inicial de ella fue de shock y la aceptación no llegó de inmediato.

«Fue un momento difícil, no hablamos durante al menos dos semanas», dijo. «Ahora es una firme aliada del colectivo LGBTQ+. Pero fue muy duro para ella. No se lo esperaba. Era y es mi mejor amiga».

Cuevas es el menor de cuatro hermanos, tres chicos y una chica. Su hermana y él siguen muy unidos, pero no lo están sus otros hermanos ni su padre, que abandonó a la familia cuando Cuevas tenía unos cinco años. Ahora es el cuidador de la familia, vive con su anciana madre y ayuda a criar a las dos hijas de su hermana, responsabilidades que se toma muy en serio.

Tras graduarse en el instituto a los 18 años, ingresó en el seminario para hacerse monje. Y durante tres años vivió y estudió la religión en la que creía tan profundamente.

«Me encantaba, y me sigue gustando, estudiar religión», explicó. «Empecé a interesarme por ello a los 13 años. Pero me complicó mucho la aceptación de mi sexualidad. Decir que la Iglesia es homófoba sería quedarse corto».

Después de tres años en el Seminario de Monjes, se marchó. Necesitaba trabajar y ganar dinero para su familia. Fue entonces, a los 22 años, cuando se reencontró con su primer amor, un chico de su pasado con el que había salido en secreto. Fueron amantes durante varios años, hasta que la carrera musical de él le llevó por otros derroteros y se separaron.

Alberto Cuevas, El Diamante
Alberto Cuevas, El Diamante, Foto de Oscar Almeida.

El embajador cultural gay de México

Cuevas se ve a sí mismo como uno de los embajadores culturales gays de México, rompiendo los estereotipos del hombre macho.

A los 23 años hizo su primera aparición pública en un bar gay de Puerto Vallarta -Los Equipales- donde cantaba todos los fines de semana perfeccionando su imagen en esta cantina gay mexicana (Los Equipales estaba ubicado en Lázaro Cárdenas donde ahora está el actual bar de Kooky Karaoke).

A medida que se fue haciendo un nombre y una reputación, pudo ampliar sus apariciones a un público más general. Y al hacerlo, incluía drag queens, imitadoras y artistas femeninas, así como bailarinas de folclore gay.

«Fue durante este periodo de tiempo cuando crecí y descubrí mi carrera como charro gay», dijo.

El término «charro» se utiliza en México para referirse a un jinete o vaquero. Los charros son hábiles jinetes y, lo que es más importante, un símbolo del pasado patriótico de México. El mariachi es un tipo de música que se originó en Jalisco, el estado natal de Cueva. La música de mariachi es interpretada por un grupo de personas que visten el típico traje de charro: sombreros de ala ancha y bordados de colores en una elegante chaqueta, pantalones ajustados y corbata.

Lo señala porque, aunque se viste de charro, canta diversos tipos de música. Su traje de charro es simbólico, para demostrar que sí, que un vaquero mexicano también puede ser un vaquero gay.

Cuevas ha utilizado su música y su indumentaria para promover los derechos de las personas LGBTQ+ y cuestionar la forma de pensar dominante en este tipo de cuestiones. A la temprana edad de 24 años presentaba un programa de radio llamado La Jaula en 105.1 FM, en el que abordaba todo tipo de temas culturales.

«Una de las cosas más gratificantes de dirigir ese tipo de programa era poder sembrar una semilla de conocimiento en los oyentes hablando de diferentes temas como la sexualidad», dijo. «En una ocasión, parejas del mismo sexo debatieron en la mesa redonda con miembros del clero eclesiástico sobre el matrimonio igualitario, algo nunca oído en la radio local».

Ese programa también le abrió las puertas para conocer a todo tipo de personas, desde políticos locales y nacionales hasta líderes comunitarios.

También ayudó a lanzar un programa de televisión específico para LGBTQ+ llamado Punto G, en el canal local TV MAR (canal 10).

Alberto Cuevas, El Diamante
Alberto Cuevas, El Diamante. Foto de Oscar Almeida.

La discriminación sigue existiendo

Pero ser embajador cultural gay no es fácil, y Cuevas ha descubierto que ha dificultado su carrera en muchos aspectos.

En una ocasión, tenía previsto actuar en Guadalajara, en la feria del condado. Le contrataron para actuar durante siete noches, pero a uno de los responsables de la feria (que también es propietario del restaurante Típico) le horrorizó que actuara un gay vestido de charro.

«Acabé fregando platos y sólo actué dos de las siete noches», dijo. «Tampoco me permitieron actuar con mi traje de charro. Esto fue en 2018/2019, pero fue un duro recordatorio para mí de que la discriminación está viva y floreciente en México.»

Lleva un pendiente en forma de cruz en la oreja izquierda como símbolo de su desafío al mundo machista que suele verse en el charro. Y ese pequeño símbolo suele provocar fuertes emociones en otros mexicanos.

«Mi pendiente ha abierto la puerta a muchas conversaciones y conflictos», dijo. «Para mí es enaltecedor que dos charros mexicanos puedan cantarse románticamente. El arete es un símbolo del amor que se pueden tener dos charros».

El futuro

Cuevas espera grabar más música en el futuro, y le encantaría hacer más vídeos musicales. Tiene dos sencillos disponibles en todas las plataformas musicales, incluido Spotify: «Te Amare» y «Ataud».

«La canción habla de una pareja feliz, juntos desde muy jóvenes, por lo que su amor se hizo eterno», explicó. «Trata de ese tipo de relaciones que a pesar de llegar a cierta edad o haber pasado por situaciones duras, siempre contarán el uno con el otro y el día que uno de ellos falte llegará la muerte del alma».

También dirige su propia productora, Mendoza Productions. Su empresa organiza espectáculos, proporciona artistas, sistemas de sonido, lo que necesite el local o el evento.

Pero para Cuevas, el futuro es sencillo. Quiere que El Diamante siga brillando como símbolo para seguir rompiendo los estereotipos de la música tradicional mexicana y la hipermasculinidad del charro.

Para más información:

Facebook: https://www.facebook.com/AlbertoCuevasElDiamante

Instagram: https://www.instagram.com/albertocuevas_eldiamante/

Página web: https://albertocuevas.mx

WhatsApp: 322 189 3151

Correo electrónico: albertodiamantecuevas@gmail.com

Related Articles

Stay Connected

18,716FansMe gusta
7,996SeguidoresSeguir
2,040SeguidoresSeguir

PRINT ISSUE